Home > About Ford > Noticias > 2019 > Energías limpias: ¿cuál es su estado actual en Colombia?
Energías limpias: ¿cuál es su estado actual en Colombia?
29/09/19
  • A pesar de que todavía tiene un largo camino por recorrer, Colombia es un país con un gran potencial para desarrollar energías limpias.
  • Las energías limpias representan una gran oportunidad de desarrollo ambiental para Colombia.
  • A pesar de que todavía tiene un largo camino por recorrer, Colombia es un país con un gran potencial para desarrollar energías limpias.
  • Las energías limpias representan una gran oportunidad de desarrollo ambiental para Colombia.
Las energías limpias tienen la característica de ser renovables

Las energías limpias no contaminan, no producen residuos y ayudan a reducir las emisiones de dióxido de carbono.

La energía que utilizamos puede provenir de dos fuentes: no renovables y renovables. La primera de ellas es conocida como energías convencionales, y proviene de recursos que se encuentran en la naturaleza en cantidades limitadas. Su consumo implica agotamiento del recurso. Las energías renovables, en cambio, se produce en forma continua, y por lo tanto, puede ser recuperada. Dentro de este grupo están las energías limpias.

 

¿Qué son las energías limpias?

La utilización de fuentes de energía convencional (la derivada de combustibles fósiles y la energía nuclear) produce altos costos sociales y medioambientales. Ello es motivo de creciente preocupación y la razón de la búsqueda de formas alternativas que minimicen los impactos negativos sobre el ambiente.

Dentro de ese contexto surgen las energías limpias, un sistema de producción de energía cuyo efecto perjudicial sobre el ambiente es nulo, pues implica la eliminación total de residuos peligrosos. Además, no producen gases con efecto invernadero, causantes del calentamiento global. Tampoco emisiones contaminantes, característica diferencial con respecto a las provenientes de los combustibles fósiles.

 

¿Qué tipos de energía limpia nos provee la naturaleza?

Afortunadamente, la naturaleza es generosa en fuentes de energías renovables o limpias; todas virtualmente inagotables.

1. Eólica: así se llama la energía eléctrica producida a partir del viento. Para obtenerla se utilizan aerogeneradores.

Según Global Wind Energy Council (GWEC), la potencia instalada en el mundo creció un 9,6% en 2018, para situarse en 591.000 MW. La misma fuente ubica a China, Estados Unidos, Alemania, India y España como los principales países productores.

Dos ejemplos exitosos de producción de energía eólica en edificios son Bahrain World Trade Center, en Baréin y Söder Torn, en Estocolmo, Suecia. 

2. Hidroeléctrica: el agua posee dos tipos de energía, la cinética (cuando está en movimiento) y la potencial (está contenida). Si a esta última se la deja caer, se transforma en energía cinética con usos diversos. Uno de ellos es la generación de energía hidroeléctrica.

A las dos formas de energía que contiene el agua se les conoce como hidráulica. Pero cuando se utiliza la proveniente del movimiento del agua para producir energía eléctrica, entonces hablamos de la hidroeléctrica.

En el mundo abundan ejemplos de obtención de energía a partir de esta fuente: Presa hidroeléctrica de Krasnoyarsk, en Rusia; Represa de Xilodu, en China; Represa de Itaipú, en Brasil; y las cataratas del Niágara, en Estados Unidos, por citar solo algunos.

Según la Asociación Internacional de Hidroelectricidad, la capacidad instalada mundial aumentó a 1.267 GW en 2017. De esta manera, aproximadamente 4 mil millones de toneladas de gases de efecto invernadero, así como otros contaminantes nocivos, no fueron emitidos a la atmósfera.

1 gigawatt (GW) = 1.000 megawatts (MW) = 1.000.000 kilowatts (KW)

3. Energía geotérmica: es la obtenida a partir del aprovechamiento del calor que se genera en el interior de la tierra.

La temperatura de la tierra aumenta con la profundidad. De ese modo, ocurre una diferencia térmica entre las capas superficiales y las de su interior, que es utilizada para generar energía eléctrica y obtener agua caliente para uso directo.

Existen varios países que emplean este recurso. En San Francisco, USA, está el complejo The Geysers, que produce 950 MW de electricidad; Islandia tiene la Central geotérmica de Hellisheiði, que genera tanto energía térmica (133 MW), como eléctrica (303 MW). Asimismo, en España y Chile hay invernaderos climatizados geotérmicamente.

Según ThinkGeoEnergy (datos a enero de 2018), los 10 principales países del mundo tienen una capacidad geotérmica instalada de 14.060 MW. Estados Unidos ocupa el primer lugar, con 3.591 MW, sigue Filipinas, con 1.868 MW y luego Indonesia, con 1.809 MW.

4. Solar: es la contenida en la radiación solar. Tiene dos alternativas posibles de conversión; la térmica (aprovecha el calor del sol) y la fotovoltaica (se nutre de la luz del sol).

Para la captación de la radiación solar existen dos vías: directa o indirecta. Para la primera se utilizan paneles solares, y para la segunda otros elementos que actúan como intermediarios.

Dentro de las energías renovables, la solar es la que más crece. Si se toma como base el año 2.000, la potencia instalada de energía hidráulica aumentó un 54 %; la eólica un 2.000 %; la bioenergía un 218 % y la geotérmica un 54 %. Pero lo de la energía solar es otra cosa, un excepcional 18.461 %. 

La energía que utilizamos puede provenir de dos fuentes: no renovables y renovables. La primera de ellas es conocida como energías convencionales, y proviene de recursos que se encuentran en la naturaleza en cantidades limitadas. Su consumo implica agotamiento del recurso. Las energías renovables, en cambio, se produce en forma continua, y por lo tanto, puede ser recuperada. Dentro de este grupo están las energías limpias.

 

¿Qué son las energías limpias?

La utilización de fuentes de energía convencional (la derivada de combustibles fósiles y la energía nuclear) produce altos costos sociales y medioambientales. Ello es motivo de creciente preocupación y la razón de la búsqueda de formas alternativas que minimicen los impactos negativos sobre el ambiente.

Dentro de ese contexto surgen las energías limpias, un sistema de producción de energía cuyo efecto perjudicial sobre el ambiente es nulo, pues implica la eliminación total de residuos peligrosos. Además, no producen gases con efecto invernadero, causantes del calentamiento global. Tampoco emisiones contaminantes, característica diferencial con respecto a las provenientes de los combustibles fósiles.

 

¿Qué tipos de energía limpia nos provee la naturaleza?

Afortunadamente, la naturaleza es generosa en fuentes de energías renovables o limpias; todas virtualmente inagotables.

1. Eólica: así se llama la energía eléctrica producida a partir del viento. Para obtenerla se utilizan aerogeneradores.

Según Global Wind Energy Council (GWEC), la potencia instalada en el mundo creció un 9,6% en 2018, para situarse en 591.000 MW. La misma fuente ubica a China, Estados Unidos, Alemania, India y España como los principales países productores.

Dos ejemplos exitosos de producción de energía eólica en edificios son Bahrain World Trade Center, en Baréin y Söder Torn, en Estocolmo, Suecia. 

2. Hidroeléctrica: el agua posee dos tipos de energía, la cinética (cuando está en movimiento) y la potencial (está contenida). Si a esta última se la deja caer, se transforma en energía cinética con usos diversos. Uno de ellos es la generación de energía hidroeléctrica.

A las dos formas de energía que contiene el agua se les conoce como hidráulica. Pero cuando se utiliza la proveniente del movimiento del agua para producir energía eléctrica, entonces hablamos de la hidroeléctrica.

En el mundo abundan ejemplos de obtención de energía a partir de esta fuente: Presa hidroeléctrica de Krasnoyarsk, en Rusia; Represa de Xilodu, en China; Represa de Itaipú, en Brasil; y las cataratas del Niágara, en Estados Unidos, por citar solo algunos.

Según la Asociación Internacional de Hidroelectricidad, la capacidad instalada mundial aumentó a 1.267 GW en 2017. De esta manera, aproximadamente 4 mil millones de toneladas de gases de efecto invernadero, así como otros contaminantes nocivos, no fueron emitidos a la atmósfera.

1 gigawatt (GW) = 1.000 megawatts (MW) = 1.000.000 kilowatts (KW)

3. Energía geotérmica: es la obtenida a partir del aprovechamiento del calor que se genera en el interior de la tierra.

La temperatura de la tierra aumenta con la profundidad. De ese modo, ocurre una diferencia térmica entre las capas superficiales y las de su interior, que es utilizada para generar energía eléctrica y obtener agua caliente para uso directo.

Existen varios países que emplean este recurso. En San Francisco, USA, está el complejo The Geysers, que produce 950 MW de electricidad; Islandia tiene la Central geotérmica de Hellisheiði, que genera tanto energía térmica (133 MW), como eléctrica (303 MW). Asimismo, en España y Chile hay invernaderos climatizados geotérmicamente.

Según ThinkGeoEnergy (datos a enero de 2018), los 10 principales países del mundo tienen una capacidad geotérmica instalada de 14.060 MW. Estados Unidos ocupa el primer lugar, con 3.591 MW, sigue Filipinas, con 1.868 MW y luego Indonesia, con 1.809 MW.

4. Solar: es la contenida en la radiación solar. Tiene dos alternativas posibles de conversión; la térmica (aprovecha el calor del sol) y la fotovoltaica (se nutre de la luz del sol).

Para la captación de la radiación solar existen dos vías: directa o indirecta. Para la primera se utilizan paneles solares, y para la segunda otros elementos que actúan como intermediarios.

Dentro de las energías renovables, la solar es la que más crece. Si se toma como base el año 2.000, la potencia instalada de energía hidráulica aumentó un 54 %; la eólica un 2.000 %; la bioenergía un 218 % y la geotérmica un 54 %. Pero lo de la energía solar es otra cosa, un excepcional 18.461 %. 

Colombia cuenta con alto potencial para generar energías limpias

La energía eólica, la energía solar y la bioenergía son solo algunas de las energías limpias que Colombia puede desarrollar.

5. Mareomotriz: se obtiene aprovechando el movimiento de las mareas.

Corea del Sur tiene la central mareomotriz de Sihwa Lake, la más grande del mundo con una capacidad de producción eléctrica de 254 MW. Francia, por su parte, atesora la Planta de Energía Mareomotriz La Rance, con 240 MW, la más antigua del orbe.

6. Undimotriz: en este caso se vale del movimiento de las olas para generar electricidad.

Los países que ya utilizan este tipo de energía son: Estados Unidos, Australia, India, China, Suecia y Japón. Un ejemplo es la planta planta undimotriz de Mutriku, en el País Vasco, España. Se estima que para 2050 habrá 337 GW instalados en el mundo.

7. Biomasa: materia orgánica originada en diferentes procesos biológicos y que puede ser utilizada como fuente de energía.

Los recursos biomásicos pueden provenir de diferentes fuentes: agrícola, ganadera, forestal, agroindustria, aguas residuales, lodos de depuración y residuos sólidos urbanos. A partir de estos recursos y por diferentes procesos, se puede obtener calor o electricidad.

Finlandia concentra las plantas más grandes del mundo de generación de energía biomasa, concentrando un 65 % del mercado; la generación total suma alrededor de 970 MW. Reino Unido, por su parte, tiene la planta más importante del mundo de energía biomasa con 740 MW. Otros países importantes son España, Estados Unidos, Francia y Polonia. 

 

Colombia y las energías limpias

La capacidad instalada de generación en el Sistema Interconectado Nacional fue, hasta diciembre de 2018, de 17.312 MW. De ese total, aproximadamente el 1 % de la matriz energética corresponde a Fuentes No Convencionales de Energía Renovable (FNCER): eólica, solar, biomasa, geotérmica, etc.

Este dato evidencia que, en lo que respecta a la FNCER, Colombia tiene un largo camino por recorrer. No obstante, la buena noticia es que las posibilidades de crecimiento en energías limpias son altas.

La bioenergía, por ejemplo, representa una gran oportunidad, específicamente en regiones como el Valle del Cauca, principal productor agroindustrial del país. Además, ese departamento es líder en proyectos de esa magnitud.

Otro caso es el de La Guajira. Con un promedio anual de brillo solar de 7 a 9 horas, muestra un potencial de generación a partir de radiación solar de entre 5,5 y 6,5 por hora por metro cuadrado.

El aspecto regulatorio, tan importante para encarar proyectos de esa índole, fue dispuesto con la implementación de la Ley 1715. Ese instrumento jurídico busca, a través de incentivos tributarios y económicos, atraer a inversionistas, tanto nacionales como extranjeros, para desarrollar proyectos de FNCER.

Así, desde que se promulgó la ley hasta el 31 de diciembre de 2017, la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) recibió 329 solicitudes para certificar proyectos de FNCER.

Según la UPME, de un total de 1.081 iniciativas recibidas hasta diciembre de 2017, solo 444 estaban vigentes al comenzar el 2019. Y entre ellos, el 76 % se encuentra en fase 1, y únicamente el 6 % en fase de operación.

Así las cosas, aunque el camino hacia las energías limpias no es fácil ni barato, bien vale la pena transitarlo. Colombia tiene todas las condiciones naturales para desarrollarlas.

5. Mareomotriz: se obtiene aprovechando el movimiento de las mareas.

Corea del Sur tiene la central mareomotriz de Sihwa Lake, la más grande del mundo con una capacidad de producción eléctrica de 254 MW. Francia, por su parte, atesora la Planta de Energía Mareomotriz La Rance, con 240 MW, la más antigua del orbe.

6. Undimotriz: en este caso se vale del movimiento de las olas para generar electricidad.

Los países que ya utilizan este tipo de energía son: Estados Unidos, Australia, India, China, Suecia y Japón. Un ejemplo es la planta planta undimotriz de Mutriku, en el País Vasco, España. Se estima que para 2050 habrá 337 GW instalados en el mundo.

7. Biomasa: materia orgánica originada en diferentes procesos biológicos y que puede ser utilizada como fuente de energía.

Los recursos biomásicos pueden provenir de diferentes fuentes: agrícola, ganadera, forestal, agroindustria, aguas residuales, lodos de depuración y residuos sólidos urbanos. A partir de estos recursos y por diferentes procesos, se puede obtener calor o electricidad.

Finlandia concentra las plantas más grandes del mundo de generación de energía biomasa, concentrando un 65 % del mercado; la generación total suma alrededor de 970 MW. Reino Unido, por su parte, tiene la planta más importante del mundo de energía biomasa con 740 MW. Otros países importantes son España, Estados Unidos, Francia y Polonia. 

 

Colombia y las energías limpias

La capacidad instalada de generación en el Sistema Interconectado Nacional fue, hasta diciembre de 2018, de 17.312 MW. De ese total, aproximadamente el 1 % de la matriz energética corresponde a Fuentes No Convencionales de Energía Renovable (FNCER): eólica, solar, biomasa, geotérmica, etc.

Este dato evidencia que, en lo que respecta a la FNCER, Colombia tiene un largo camino por recorrer. No obstante, la buena noticia es que las posibilidades de crecimiento en energías limpias son altas.

La bioenergía, por ejemplo, representa una gran oportunidad, específicamente en regiones como el Valle del Cauca, principal productor agroindustrial del país. Además, ese departamento es líder en proyectos de esa magnitud.

Otro caso es el de La Guajira. Con un promedio anual de brillo solar de 7 a 9 horas, muestra un potencial de generación a partir de radiación solar de entre 5,5 y 6,5 por hora por metro cuadrado.

El aspecto regulatorio, tan importante para encarar proyectos de esa índole, fue dispuesto con la implementación de la Ley 1715. Ese instrumento jurídico busca, a través de incentivos tributarios y económicos, atraer a inversionistas, tanto nacionales como extranjeros, para desarrollar proyectos de FNCER.

Así, desde que se promulgó la ley hasta el 31 de diciembre de 2017, la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) recibió 329 solicitudes para certificar proyectos de FNCER.

Según la UPME, de un total de 1.081 iniciativas recibidas hasta diciembre de 2017, solo 444 estaban vigentes al comenzar el 2019. Y entre ellos, el 76 % se encuentra en fase 1, y únicamente el 6 % en fase de operación.

Así las cosas, aunque el camino hacia las energías limpias no es fácil ni barato, bien vale la pena transitarlo. Colombia tiene todas las condiciones naturales para desarrollarlas.

Acerca de Ford Motor Company

Ford Motor Company es una empresa automotriz y de movilidad con base en Dearborn, Michigan. Con alrededor de 199.000 empleados y 67 plantas en todo el mundo, el negocio central de la empresa incluye el diseño, producción, comercialización, financiación y el servicio de toda la línea de autos, camiones, SUVs y vehículos eléctricos, así como también, de la línea Lincoln. Al mismo tiempo, Ford está persiguiendo de manera acentuada nuevas oportunidades a través de su plan Ford Smart Mobility para constituirse en líder respecto a conectividad, movilidad, vehículos autónomos, experiencia de cliente y big data. La empresa provee servicios financieros a través de Ford Motor Credit Company.

Por su parte, Ford Motor de Colombia cuenta con toda una infraestructura de apoyo a la marca, en las áreas de Operaciones de Venta, Servicio Técnico, Ingeniería de Producto, Repuestos, Comunicaciones, Mercadeo, Publicidad, Entrenamiento, Telecomunicaciones y Asesoría General en el área automotriz. Además, ofrece a todos los propietarios Ford un servicio de asistencia en carretera las 24 horas, y cobertura por garantía en cada uno de sus modelos. Ford brinda también una amplia cobertura gracias a su red de concesionarios, conformada hoy por 38 puntos ubicados en las principales capitales.

Integrada a la organización de Ford Grupo Norte, desde donde se coordinan las actividades de la marca en Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia, Ford Motor de Colombia hace parte de la operación automotriz mundial dentro del esquema global de Ford Motor Company, cuyo objetivo es darle respaldo a sus productos y servicios, así como lograr la satisfacción total de sus clientes.

Acerca de Ford Motor Company

Ford Motor Company es una empresa automotriz y de movilidad con base en Dearborn, Michigan. Con alrededor de 199.000 empleados y 67 plantas en todo el mundo, el negocio central de la empresa incluye el diseño, producción, comercialización, financiación y el servicio de toda la línea de autos, camiones, SUVs y vehículos eléctricos, así como también, de la línea Lincoln. Al mismo tiempo, Ford está persiguiendo de manera acentuada nuevas oportunidades a través de su plan Ford Smart Mobility para constituirse en líder respecto a conectividad, movilidad, vehículos autónomos, experiencia de cliente y big data. La empresa provee servicios financieros a través de Ford Motor Credit Company.

Por su parte, Ford Motor de Colombia cuenta con toda una infraestructura de apoyo a la marca, en las áreas de Operaciones de Venta, Servicio Técnico, Ingeniería de Producto, Repuestos, Comunicaciones, Mercadeo, Publicidad, Entrenamiento, Telecomunicaciones y Asesoría General en el área automotriz. Además, ofrece a todos los propietarios Ford un servicio de asistencia en carretera las 24 horas, y cobertura por garantía en cada uno de sus modelos. Ford brinda también una amplia cobertura gracias a su red de concesionarios, conformada hoy por 38 puntos ubicados en las principales capitales.

Integrada a la organización de Ford Grupo Norte, desde donde se coordinan las actividades de la marca en Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia, Ford Motor de Colombia hace parte de la operación automotriz mundial dentro del esquema global de Ford Motor Company, cuyo objetivo es darle respaldo a sus productos y servicios, así como lograr la satisfacción total de sus clientes.

Top