Home > About Ford > Noticias > 2019 > ¿Sabe cómo ayudar al cuidado del medio ambiente?
¿Sabe cómo ayudar al cuidado del medio ambiente?
30/09/19
  • La conservación del medio ambiente depende en buena parte de las pequeñas acciones que realizamos en la cotidianidad. 
  • A diario cada persona puede implementar diversas acciones para llevar un estilo de vida sostenible.
  • La conservación del medio ambiente depende en buena parte de las pequeñas acciones que realizamos en la cotidianidad. 
  • A diario cada persona puede implementar diversas acciones para llevar un estilo de vida sostenible.
Las energías renovables son fundamentales para el buen cuidado del medio ambiente

Al emplear energías renovables se contribuye a la reducción de la contaminación y, por tanto, a la protección del planeta.

¿Seguro que sabe cómo ayudar al cuidado del medio ambiente? Muchos consideramos que llevamos un devenir cotidiano respetuoso con nuestro entorno; sin embargo, nuestras acciones nos descubren. Muchas pequeñas costumbres parecen sostenibles, pero en realidad contaminan. 

¿Quiere contribuir con sus acciones al cuidado del medio ambiente? Le proponemos una serie de prácticas para hacer de este anhelo una realidad.

 

El cuidado del medio ambiente en cifras y acciones

Si en 2050 llegamos a ser 9 600 millones de habitantes en el planeta, tal y como vaticina la Organización de las Naciones Unidas (ONU), requeriremos cerca de tres planetas para vivir como hasta ahora y abastecernos. Pero Tierra solo existe una; de ahí que cada gesto que realicemos por ella, por nimio que sea, adquiera gran relevancia.

 

Conserve su celular

Fabricar y ensamblar la pequeña computadora que lleva a todos los sitios requiere mucha energía. Sin ir más lejos, la producción de un iPhone 6 emite el equivalente a 80,7 gramos de dióxido de carbono, casi lo mismo que quemar 34 kilos de gasolina, según un estudio publicado en 2015.

En lugar de comprar un nuevo teléfono, intente mantener el suyo en funcionamiento el mayor tiempo posible. En el caso de que sea imprescindible que se deshaga de él, recíclelo y decida comprar uno de segunda mano.

 

Apague las luces

Parece obvio, pero no nos damos cuenta de que mantenemos la luz encendida en habitaciones donde no estamos a menudo. Acostumbre a todos los miembros de la familia a apagar la luz y aprovechar la luz natural.

 

Compre menos ropa

Si desea ahorrar energía a gran escala, utilice su ropa durante más tiempo. La naturaleza se lo agradecerá, ya que los fabricantes usan agua y productos químicos. Por ejemplo, el poliéster y el nailon no son biodegradables. También es beneficioso comprar ropa de segunda mano.

 

Considere cuántos desechos alimenticios genera

Se requieren cantidades ingentes de energía para producir lo que comemos; en especial, la carne y los lácteos. Para muestra, la producción de una hamburguesa requiere la misma cantidad de agua que una ducha de 90 minutos.

 

Recicle y reutilice

A simple vista, nos resulta sencillo reciclar; sin embargo, no nos planteamos si lo hacemos bien y qué consecuencias acarrea desechar algunos productos de manera irresponsable. 

Si separamos convenientemente los residuos que generamos en nuestro día a día, pueden reciclarse más del 60 % de ellos. Por el contrario, si ni siquiera nos planteamos o nos tomamos la molestia de reciclarlos, de lo que tiremos solo podrá aprovecharse el 10 %. 

¿Seguro que sabe cómo ayudar al cuidado del medio ambiente? Muchos consideramos que llevamos un devenir cotidiano respetuoso con nuestro entorno; sin embargo, nuestras acciones nos descubren. Muchas pequeñas costumbres parecen sostenibles, pero en realidad contaminan. 

¿Quiere contribuir con sus acciones al cuidado del medio ambiente? Le proponemos una serie de prácticas para hacer de este anhelo una realidad.

 

El cuidado del medio ambiente en cifras y acciones

Si en 2050 llegamos a ser 9 600 millones de habitantes en el planeta, tal y como vaticina la Organización de las Naciones Unidas (ONU), requeriremos cerca de tres planetas para vivir como hasta ahora y abastecernos. Pero Tierra solo existe una; de ahí que cada gesto que realicemos por ella, por nimio que sea, adquiera gran relevancia.

 

Conserve su celular

Fabricar y ensamblar la pequeña computadora que lleva a todos los sitios requiere mucha energía. Sin ir más lejos, la producción de un iPhone 6 emite el equivalente a 80,7 gramos de dióxido de carbono, casi lo mismo que quemar 34 kilos de gasolina, según un estudio publicado en 2015.

En lugar de comprar un nuevo teléfono, intente mantener el suyo en funcionamiento el mayor tiempo posible. En el caso de que sea imprescindible que se deshaga de él, recíclelo y decida comprar uno de segunda mano.

 

Apague las luces

Parece obvio, pero no nos damos cuenta de que mantenemos la luz encendida en habitaciones donde no estamos a menudo. Acostumbre a todos los miembros de la familia a apagar la luz y aprovechar la luz natural.

 

Compre menos ropa

Si desea ahorrar energía a gran escala, utilice su ropa durante más tiempo. La naturaleza se lo agradecerá, ya que los fabricantes usan agua y productos químicos. Por ejemplo, el poliéster y el nailon no son biodegradables. También es beneficioso comprar ropa de segunda mano.

 

Considere cuántos desechos alimenticios genera

Se requieren cantidades ingentes de energía para producir lo que comemos; en especial, la carne y los lácteos. Para muestra, la producción de una hamburguesa requiere la misma cantidad de agua que una ducha de 90 minutos.

 

Recicle y reutilice

A simple vista, nos resulta sencillo reciclar; sin embargo, no nos planteamos si lo hacemos bien y qué consecuencias acarrea desechar algunos productos de manera irresponsable. 

Si separamos convenientemente los residuos que generamos en nuestro día a día, pueden reciclarse más del 60 % de ellos. Por el contrario, si ni siquiera nos planteamos o nos tomamos la molestia de reciclarlos, de lo que tiremos solo podrá aprovecharse el 10 %. 

Saber separar los residuos sólidos es esencial para el cuidado del medio ambiente

La correcta separación de los residuos sólidos es una de las acciones más sencillas y que más aportan al cuidado del medio ambiente.

¿Qué prácticas puede poner en marcha para reciclar?

1. Tenga en cuenta el material de los residuos: el primer paso para separar los desechos es el material con el que estén elaborados los artículos. Al saberlo, podemos depositar cada uno de ellos en el contenedor correspondiente.

2. Evite los artículos desechables: platos, vasos, cubiertos o productos envasados en plástico. Este material es uno de los que más tarda en descomponerse y, por tanto, el que genera un mayor impacto sobre el medio ambiente.

3. Reutilice objetos que hayan cumplido su primer ciclo: quizá los envases, las cajas, las botellas de vidrio e incluso la ropa usada pueden volver a utilizarse.

 

Un transporte sostenible

Apueste por un transporte sostenible. Utilice el transporte público o un coche híbrido para moverse. Es un acto esencial para la protección de los recursos naturales. 

De hecho, el sector del transporte mundial representa cerca de un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, según datos del Banco Mundial. Una proporción que va en aumento. Su impacto es tal que las emisiones del transporte se han relacionado con casi 400 000 muertes prematuras.

 

Utilice bolsas de algodón y deje atrás las de plástico y papel

Hay una falsa creencia en torno a las bolsas de papel: tenemos la idea de que no contaminan tanto como los cinco billones de plástico que, como apunta la ONU, empleamos en el mundo. Sin embargo, la realidad es diferente: apenas se reutilizan y pueden acabar como si de un desperdicio orgánico se tratara.

A ello se suma que la energía necesaria para fabricar una bolsa de este material es cuatro veces mayor que para una de plástico. Además, su producción necesita de mucha agua y madera, emite gases contaminantes a la atmósfera y emplea productos químicos que dañan los ecosistemas y contaminan el agua.

Un buen sustituto de las bolsas de papel y de plástico son las de algodón, ya que ofrecen resistencia, posibilidad de lavado y reutilización.

 

Lave con detergentes y suavizantes ecológicos

¿Sabía que la inmensa mayoría de los detergentes para la ropa son tóxicos? Además, contienen colorantes y otras sustancias contaminantes, como blanqueantes activos, fosfatos y disolventes que no se degradan jamás. 

Estos ingredientes producen efectos negativos sobre la persona, son perjudiciales para el agua y para los ecosistemas marinos.

 

Restrinja la ingesta de carne, pescado y frutas

Es cierto que son alimentos imprescindibles en nuestra dieta, pero también lo es que no resultan muy saludables para el entorno natural. 

En un informe de 2018, Greenpeace alertaba de que el 14,5 % de los gases de efecto invernadero (GEI) provienen de la ganadería industrial.

La industria cárnica, por ejemplo, afecta negativamente al uso del suelo, ya que entre el 75 y el 80 % de los terrenos agrícolas del mundo se dedican a la producción ganadera. 

En cambio, si estas superficies se dedicasen al cultivo de vegetales, se podrían obtener alimentos para 4 000 millones de personas más. 

La pesca masiva tampoco ayuda al cuidado del medio ambiente, pues degrada la biodiversidad de los ecosistemas marinos. 

Al mismo tiempo, para realizar un consumo responsable de la fruta le recomendamos que esta sea de temporada. 

 

No limpie las hojas

Las hojas constituyen un refugio para las mariposas, polillas y gusanos que, a su vez, se convierten en alimento para las aves del vecindario. También ayudan a nutrir y fertilizar el suelo. Además, al no emplear una podadora o sopladora de hojas, evitará quemar combustible fósil.

En definitiva, el cuidado del medio ambiente pasa por pequeñas acciones que disminuyan la emisión de gases efecto invernadero (GEI) y que, a gran escala, eviten el consumo indiscriminado de recursos naturales y de aquellos que necesitamos para autoabastecernos.

¿Qué prácticas puede poner en marcha para reciclar?

1. Tenga en cuenta el material de los residuos: el primer paso para separar los desechos es el material con el que estén elaborados los artículos. Al saberlo, podemos depositar cada uno de ellos en el contenedor correspondiente.

2. Evite los artículos desechables: platos, vasos, cubiertos o productos envasados en plástico. Este material es uno de los que más tarda en descomponerse y, por tanto, el que genera un mayor impacto sobre el medio ambiente.

3. Reutilice objetos que hayan cumplido su primer ciclo: quizá los envases, las cajas, las botellas de vidrio e incluso la ropa usada pueden volver a utilizarse.

 

Un transporte sostenible

Apueste por un transporte sostenible. Utilice el transporte público o un coche híbrido para moverse. Es un acto esencial para la protección de los recursos naturales. 

De hecho, el sector del transporte mundial representa cerca de un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, según datos del Banco Mundial. Una proporción que va en aumento. Su impacto es tal que las emisiones del transporte se han relacionado con casi 400 000 muertes prematuras.

 

Utilice bolsas de algodón y deje atrás las de plástico y papel

Hay una falsa creencia en torno a las bolsas de papel: tenemos la idea de que no contaminan tanto como los cinco billones de plástico que, como apunta la ONU, empleamos en el mundo. Sin embargo, la realidad es diferente: apenas se reutilizan y pueden acabar como si de un desperdicio orgánico se tratara.

A ello se suma que la energía necesaria para fabricar una bolsa de este material es cuatro veces mayor que para una de plástico. Además, su producción necesita de mucha agua y madera, emite gases contaminantes a la atmósfera y emplea productos químicos que dañan los ecosistemas y contaminan el agua.

Un buen sustituto de las bolsas de papel y de plástico son las de algodón, ya que ofrecen resistencia, posibilidad de lavado y reutilización.

 

Lave con detergentes y suavizantes ecológicos

¿Sabía que la inmensa mayoría de los detergentes para la ropa son tóxicos? Además, contienen colorantes y otras sustancias contaminantes, como blanqueantes activos, fosfatos y disolventes que no se degradan jamás. 

Estos ingredientes producen efectos negativos sobre la persona, son perjudiciales para el agua y para los ecosistemas marinos.

 

Restrinja la ingesta de carne, pescado y frutas

Es cierto que son alimentos imprescindibles en nuestra dieta, pero también lo es que no resultan muy saludables para el entorno natural. 

En un informe de 2018, Greenpeace alertaba de que el 14,5 % de los gases de efecto invernadero (GEI) provienen de la ganadería industrial.

La industria cárnica, por ejemplo, afecta negativamente al uso del suelo, ya que entre el 75 y el 80 % de los terrenos agrícolas del mundo se dedican a la producción ganadera. 

En cambio, si estas superficies se dedicasen al cultivo de vegetales, se podrían obtener alimentos para 4 000 millones de personas más. 

La pesca masiva tampoco ayuda al cuidado del medio ambiente, pues degrada la biodiversidad de los ecosistemas marinos. 

Al mismo tiempo, para realizar un consumo responsable de la fruta le recomendamos que esta sea de temporada. 

 

No limpie las hojas

Las hojas constituyen un refugio para las mariposas, polillas y gusanos que, a su vez, se convierten en alimento para las aves del vecindario. También ayudan a nutrir y fertilizar el suelo. Además, al no emplear una podadora o sopladora de hojas, evitará quemar combustible fósil.

En definitiva, el cuidado del medio ambiente pasa por pequeñas acciones que disminuyan la emisión de gases efecto invernadero (GEI) y que, a gran escala, eviten el consumo indiscriminado de recursos naturales y de aquellos que necesitamos para autoabastecernos.

Acerca de Ford Motor Company

Ford Motor Company es una empresa automotriz y de movilidad con base en Dearborn, Michigan. Con alrededor de 199.000 empleados y 67 plantas en todo el mundo, el negocio central de la empresa incluye el diseño, producción, comercialización, financiación y el servicio de toda la línea de autos, camiones, SUVs y vehículos eléctricos, así como también, de la línea Lincoln. Al mismo tiempo, Ford está persiguiendo de manera acentuada nuevas oportunidades a través de su plan Ford Smart Mobility para constituirse en líder respecto a conectividad, movilidad, vehículos autónomos, experiencia de cliente y big data. La empresa provee servicios financieros a través de Ford Motor Credit Company.

Por su parte, Ford Motor de Colombia cuenta con toda una infraestructura de apoyo a la marca, en las áreas de Operaciones de Venta, Servicio Técnico, Ingeniería de Producto, Repuestos, Comunicaciones, Mercadeo, Publicidad, Entrenamiento, Telecomunicaciones y Asesoría General en el área automotriz. Además, ofrece a todos los propietarios Ford un servicio de asistencia en carretera las 24 horas, y cobertura por garantía en cada uno de sus modelos. Ford brinda también una amplia cobertura gracias a su red de concesionarios, conformada hoy por 38 puntos ubicados en las principales capitales.

Integrada a la organización de Ford Grupo Norte, desde donde se coordinan las actividades de la marca en Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia, Ford Motor de Colombia hace parte de la operación automotriz mundial dentro del esquema global de Ford Motor Company, cuyo objetivo es darle respaldo a sus productos y servicios, así como lograr la satisfacción total de sus clientes.

Acerca de Ford Motor Company

Ford Motor Company es una empresa automotriz y de movilidad con base en Dearborn, Michigan. Con alrededor de 199.000 empleados y 67 plantas en todo el mundo, el negocio central de la empresa incluye el diseño, producción, comercialización, financiación y el servicio de toda la línea de autos, camiones, SUVs y vehículos eléctricos, así como también, de la línea Lincoln. Al mismo tiempo, Ford está persiguiendo de manera acentuada nuevas oportunidades a través de su plan Ford Smart Mobility para constituirse en líder respecto a conectividad, movilidad, vehículos autónomos, experiencia de cliente y big data. La empresa provee servicios financieros a través de Ford Motor Credit Company.

Por su parte, Ford Motor de Colombia cuenta con toda una infraestructura de apoyo a la marca, en las áreas de Operaciones de Venta, Servicio Técnico, Ingeniería de Producto, Repuestos, Comunicaciones, Mercadeo, Publicidad, Entrenamiento, Telecomunicaciones y Asesoría General en el área automotriz. Además, ofrece a todos los propietarios Ford un servicio de asistencia en carretera las 24 horas, y cobertura por garantía en cada uno de sus modelos. Ford brinda también una amplia cobertura gracias a su red de concesionarios, conformada hoy por 38 puntos ubicados en las principales capitales.

Integrada a la organización de Ford Grupo Norte, desde donde se coordinan las actividades de la marca en Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia, Ford Motor de Colombia hace parte de la operación automotriz mundial dentro del esquema global de Ford Motor Company, cuyo objetivo es darle respaldo a sus productos y servicios, así como lograr la satisfacción total de sus clientes.

Top